Sintomas de alergia alimentaria en los perros

Síntomas de alergia alimentaria en los perros

La alergia alimentaria es una afección que puede aparecer a cualquier edad en tu amigo canino. Es, de hecho, una de las reacciones de intoxicación más frecuentes que padecen estos animales domésticos, después de picaduras de insectos.

Generalmente este tipo de reacción adversa a ciertos alimentos aparece tras su consumo continuado, así que es un proceso que lleva su tiempo tanto detectar como mejorar.

Señales de alerta

Hay ciertos mensajes que emiten los perros cuando se ven afectados por reacciones alérgicas derivadas del consumo de algunos alimentos. Así que debes prestar atención a su lenguaje corporal y revisarlo con detenimiento.

Estos son algunos de los síntomas de alergia alimentaria en los perros que se presentan con mayor frecuencia.

Se ve desanimado y sin apetito

Por lo general, su lenguaje corporal tiende a ser sedentario. No descansa tampoco adecuadamente y se muestra entre triste y agresivo. Sus orejas se mueven hacia atrás y sus ojos parecen vidriosos.

Tiene la piel inflamada

Se ve enrojecida, hinchada. Puede que también le aparezca sarpullido en la barriga y las piernas. Otra señal de alerta es que le estén apareciendo pequeños bultos  o granos en la piel. Estos suelen picar mucho, así que se rascará constantemente causando mayores agresiones en su piel.

Alergia alimentaria en perros

Está perdiendo mucho pelo

Los perros pierden pelo constantemente, al igual que los humanos, pero la caída al punto de soltar mechones es un signo claro de una reacción desfavorable a lo que está comiendo.

Su pelaje se ve diferente

Si el pelo se debilita, pierde su grosor, tiene un aspecto opaco y, además, no parece como el estándar de su raza (o si es mestizo, no se ve igual a como es de costumbre) tienes que evaluar lo que consume tu perro en su dieta diaria.

Tiene escoriaciones alrededor del hocico

Este es otro signo de que la alimentación que está recibiendo tu perro le está afectando negativamente. Es un claro indicador de afección en las mucosas en su tracto digestivo.

Enrojecimiento de las patas

Este síntoma se caracteriza no solo por el enrojecimiento per sé, sino por mostrar signos de inflamación, áreas sin pelo, y al tocarlas, puede percibirse el aumento de la temperatura en la epidermis. Si tu perro se lame mucho las patas es también un síntoma de alergia alimentaria.

Orejas inflamadas

También enrojecidas. Puede notarse la piel más gruesa que de costumbre. En algunas razas, como el Rottweiler, se ven un poco “infladas” cuando tienen una reacción alérgica a los alimentos.

Ojos rojos

Tanto los ojos rojos como los párpados muy caídos, exceso de secreción ocular o exceso de parpadeo, son señales de una reacción alérgica.

Se le están cayendo los dientes

O han perdido su densidad o tienen mucho sarro. El alimento de los perros no debería cumularse entre sus dientes de una manera exagerada, esta ya es una característica de ser muy blandos, así que el procesamiento digestivo no será el correcto.

Signos estomacales y del tracto digestivo

Estos son los síntomas de alergia alimentaria inmediata, una intoxicación repentina, más que por ser una reacción a un alimento específico al que siempre presenta reacción. Entre ellos se encuentran:

  • Mal aliento, diferente al común producto de la secreción salivar.
  • Vómito.
  • Diarrea.
  • Muchas flatulencias.
  • Náuseas, es decir, hace arcadas.
  • Exceso de salivación.
  • Está tomando mucha agua.
  • Se queja al hacer sus necesidades fisiológicas.
  • Olor fétido de las deposiciones.
  • Cambio de textura y color de las deposiciones.
  • Su barriga se ve inflamada.

¿Por qué mi perro tiene una alergia alimentaria, si siempre le he dado lo mismo?

Hay varios factores que inciden en el hecho de que tu perro presente una reacción adversa al alimento que, desde siempre, le has dado. Por una parte, las razas más pequeñas o las de talla muy grande, suelen tener cierta sensibilidad a proteínas específicas o a los hidratos de carbono y almidones.

Alergias alimentarias de perros

Parte de la dieta común o de los contenidos de las comidas en croquetas, son precisamente arroz y pollo, dos de los alimentos que contienen almidones y grasas que afectan a los perros. Esto no significa que todos los canes presentan el mismo tipo de reacción, pues no todos los organismos funcionan de exactamente la misma manera.

Pero ¿cómo es posible una reacción si es la misma marca de alimento que siempre has usado? Pues bien, como en todos los procesos industrializados, es posible que se haya colado la traza de otros alimentos, o que haya un ingrediente nuevo en las recetas, sobre todo cuando la marca lanza un producto mejorado. Seguramente tu perro presenta una mayor sensibilidad ante el cambio de alimentación y por ello, tiene estos síntomas.

Cómo ayudar a mi perro a salir de la crisis alergénica

Una vez que se presenta esta sintomatología, es vital acudir al veterinario para que le coloquen un tratamiento de desintoxicación y lo evalúen. Él te dará las directrices para mejorar el proceso alimenticio de tu perro, sin embargo, sigue también estas indicaciones que serán de ayuda en el proceso:

  • No cambies drásticamente su dieta. Ve eliminando parte del alimento procesado y combínalo con recetas casera que incluyan vegetales y carnes magras.
  • Evita darle a tu perro alimentos grasosos, así como hidratos de carbono o que desprendan altos niveles de almidones, como la papa, el maíz, el trigo, el arroz y la pasta.
  • Mantén siempre agua fresca en la taza de tu perro.
  • No olvides darle el antialérgico recetado por el veterinario.
  • Evita que lleve el sol de mediodía y que más bien tome el de la mañana, así su piel estará menos irritada.
  • Báñalo únicamente con jabones especialmente diseñados para perros en fórmula extra suave, para disminuir los efectos de la reacción en la piel.
  • Ofrécele a tu perro más alimentos con pescado.
  • No le des comida en exceso. Así como los humanos, los perros deben mantener un peso acorde con su talla.
  • Observa si el pienso que le das a tu perro tiene colorante. Evita aquellos que lo contengan.

Mantener la salud de tu perro es vital para que pueda continuar acompañándote por mucho tiempo, manteniendo un equilibrio físico y mental. Recuerda que al presentar algún tipo de sintomatología descrita, debes acudir cuanto antes a su médico veterinario para recibir indicaciones precisas que le hagan mejorar.

Te puede interesar leer también:

Publicado en Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.