Raton de Praga

El Ratón de Praga, un pequeño amigo incansable

Para quienes conocen poco acerca de razas caninas, es probable que relacionen el nombre de esta con el de un roedor. Sin embargo, no se puede estar más alejado de la realidad. El Ratón de Praga es uno de los perros más populares que existe dentro del mundo canino.

Un pequeño amigo proveniente de la capital de la República Checa, Praga, caracterizado por su diminuto tamaño y enérgica personalidad, que le provee de gran aceptación como un animal de compañía.

Comúnmente asociado a otras razas de estatura toy o pequeñas, ya que está bastante emparentado con el Chihuahua y el Pinscher toy. No obstante, estas tres razas son totalmente diferentes entre sí, salvando algunos aspectos que les otorgan gran similitud.

¿Te gustaría conocer todo sobre el Ratón de Praga? En el siguiente artículo te contaremos los detalles más importantes de esta particular raza canina. Cuidados, historia, salud y sobre todo la educación que requieren para lograr un buen comportamiento.

No dejes de leer esta información y descubre si este perro es el adecuado para convertirse en tu mejor amigo de cuatro patas.

Origen del Ratón de Praga

La historia del Ratón de Praga se encuentra rodeada de sangre noble pues, desde sus inicios, estos canes formaron parte de la más alta aristocracia de su época. Específicamente en la Edad Media estos canes eran los favoritos de reyes y príncipes como Vladislav II, en Europa Central, específicamente en Bohemia, en la República Checa.

Tanta era la aceptación y favoritismo por estos perros en la familia Real, que se volvió muy común verlos en eventos y fiestas de la más alta categoría, como símbolo de su estatus para la realeza. De hecho, fue tal su popularidad que, el heredero al trono en ese entonces, procedió a obsequiar un ejemplar de esta raza a la nobleza eslovaca.

ratonero de Praga

Más tarde, otros integrantes de la realeza europea también recibirían un ejemplar de esta magnífica raza que maravillaría a sus dueños. Poco tiempo después, la popularidad de estos caninos había crecido más allá de palacios reales, y los ciudadanos comunes también disfrutaban de este perro como compañero de rutinas.

No obstante, los conflictos bélicos afectaron en gran manera la expansión de la raza y pusieron en peligro notable su existencia. No fue sino gracias a la insistencia de aficionados por mantener la raza, que este canino sobrevivió de forma casi milagrosa, hasta el año 1980.

En la actualidad, ha recordado parte de su reconocimiento en la sociedad, y en diferentes partes del mundo es normal toparse con un ejemplar de estos como mascota. Aunque hasta ahora este canino no ha gozado de la oficialización por parte de la Federación Cinológica Internacional.

Aspecto

Existen diferentes características físicas del Ratón de Praga que le hacen un canino muy particular. Una de ellas, sin duda, es su estatura y peso, pues hasta en su adultez estos caninos son diminutos y muy ligeros.

También hay que destacar sus patas finas y delgadas, que le dan un aspecto de fragilidad pero, a su vez, le aportan agilidad y velocidad. Un perro fino, delgado pero bien proporcionado, fuerte y con un cuerpo atlético, así se percibe el ratón de Praga.

Conozcamos en profundidad el aspecto de esta raza canina:

Peso y tamaño

Como toda raza toy, es decir de tamaño muy pequeño, estos perros alcanzan una medida de entre 23 y hasta 25 centímetros de altura a la cruz, una vez han llegado a su edad adulta, indiferentemente su sexo. Entre tanto, su peso ideal es de 2.6 kilos. Sin embargo, existen ejemplares que han alcanzado hasta los 3.5 kilogramos.

perro miniatura de praga

Cabeza

Su cabeza es pequeña, redondeada si es vista desde la parte superior. Lo que más resalta en esta parte de su cuerpo, son sus enormes y puntiagudas orejas, de inserción alta, en forma rectangular, que dan una impresión de mantenerse siempre alerta.

Los ojos son medianos, redondos y por lo general de color oscuro. Por otro lado, la nariz es más pequeña, también de color negro, y su hocico se muestra ligeramente sobresaliente.

Pelaje

El Ratón de Praga es una raza con pelaje bastante corto, liso y suave. Su corto lienzo lo ha hecho una raza que no suelta pelo en absoluto, por lo que es el perfecto perro hipoalergénico.

En cuanto a los colores de su pelo, es común encontrar ejemplares en negro y fuego, o una mezcla de ambos. Sin embargo, han sido aceptados otros tonos como lila, chocolate y rojo, aunque son menos comunes.

Carácter

Si buscas una raza de perro enérgica, incansable, inteligente y cariñosa, el Ratón de Praga, o también conocido como Ratonero de Praga, tiene el temperamento perfecto para ti.

En principio, debemos destacar que se trata de un perro de gran inteligencia y obediencia, es decir, que estará atento a las órdenes y las cumplirá sin dudar, sobre todo si provienen de la persona con la que haya creado vínculos realmente fuertes.

Además, es un canino cariñoso, apegado a su familia, amante de los juegos, actividades al aire libre y de compartir momentos con los que considera cercanos. Es decir, el tema de la convivencia con estos caninos no es un problema, se adaptan a la perfección a cualquier entorno y personas allegadas.

ratonero de chequia

Por otro lado, es una raza ideal para hogares con niños, pues además de ser hipoalergénico, es bastante vivaz, por lo que será una fuente de energía inagotable para los más pequeños. Sin embargo, es importante orientar a los niños acerca del trato que deben recibir estos caninos, pues juegos muy bruscos los hacen más vulnerables a fracturas o heridas fuertes.

Como se mencionó, estos perros son realmente apegados a su entorno familiar, es decir, requieren una cantidad considerable de tiempo y dedicación al día por parte de los dueños. Por este motivo, si no cuentas con la disponibilidad para cuidarle y realizar actividades a su lado, entonces deberías elegir un perro más independiente, que se adaptará con facilidad a tu ausencia. De lo contrario, estos canes son perfectos para toda clase de actividades.

Requieren, además, una educación constante y adecuada. Pues, de lo contrario, pueden presentar problemas de comportamiento destructivo y ladridos permanentemente, resultando molesto para quienes habitan en zonas o apartamentos cercanos.

Educación

Aunque no se trata de un asunto complicado, el adiestramiento y la educación del Ratonero de Praga deben ser procesos constantes una vez se hayan iniciado. De esta forma, no solo se forjará un carácter equilibrado, sino además se disminuirán los problemas de comportamiento y se fortalecerá la socialización adecuada con su entorno.

Es importante, en este sentido, empezar a temprana edad. Al menos a los tres meses de vida, después de la administración de sus primeras vacunas, se debe dar inicio al aprendizaje, considerando como primer tema, la socialización.

adiestrar Raton de Praga

La práctica de este aspecto, en su entorno, como con personas, animales y hasta vehículos, permitirá que este can conozca las rutinas diarias, pierda el miedo y se adapte al estilo de vida común.

Posterior a este aprendizaje, es necesario llevar a cabo el adiestramiento con las órdenes básicas que toda mascota debe saber. Desde sentarse, detenerse y hasta caminar junto a ti. 

De esta manera, cuando realice largos paseos u otras actividades, el can obedecerá cada una de tus indicaciones. Por otro lado, todas estas prácticas evitarán que se convierta en un perro agresivo y con conductas negativas.

Es necesario que al menos veinte minutos, durante los paseos o juegos, sean dedicados al adiestramiento del Ratonero de Praga, para asegurar que no sean olvidadas las indicaciones ya practicadas.

Salud

El estado de salud de estos perros, al igual que el de todas las mascotas, dependerá en gran medida de los cuidados que reciba. Por lo general, esta raza es muy saludable. Posee una esperanza de vida de entre 13 y 14 años, pero esto solo es una cifra promediada que puede extenderse si recibe una atención adecuada.

No obstante, estos canes son propensos a sufrir fracturas en sus extremidades inferiores debido a lo finas y delicadas que son. También la luxación de rodilla es otro mal que puede afectar al Ratón de Praga en algún momento de su vida.

Por lo general, estas afecciones pueden evitarse proporcionando ejercicios en moderada cantidad y cuidando los movimientos que estos caninos realizan, sobre todo si se encuentran al aire libre, por ejemplo, en el parque.

Cuidados

Aunque requiere gran dedicación, afecto y compañía, el Ratonero de Praga no necesita cuidados excesivos, por lo que tu atención será destinada a llenarle de afecto y sobre todo realizar actividades juntos.

cuidados del ratonero de Praga

Ejercicio

Entre los principales cuidados que precisa esta raza, se encuentra la actividad física. Paseos largos, al menos de 40 minutos o una hora, complementada con ejercicios y juegos serán necesarios para que estos canes se mantengan equilibrados.

Por otro lado, ofrecerle un juguete para su entretenimiento mientras se encuentra en casa, es otra forma de asegurar que se mantenga activo y concentre su energía en él en lugar de en objetos que no debe tocar.

Comidas

La alimentación también es importante. Debido a que no tienden a crecer mucho, es necesario un pienso de calidad que se corresponda con su tamaño, estabilidad física y su bienestar.

Higiene

Asimismo, la higiene de estos canes debe estar centrada en su dentadura, la cual es recomendable revisar periódicamente para evitar el sarro. En cuanto al baño, puede realizarse una vez al mes, de ser necesario.

Mientras tanto, el cepillado dos veces por semana será suficiente para que estos caninos mantengan limpio su pelaje.

Temperatura

Un aspecto elemental que debe tenerse en cuenta es la necesidad de abrigar a estos perritos durante temporadas de invierno, debido a que tienden a temblar por la ausencia de pelo que les proteja. Un abrigo es indispensable para que se mantenga calentito y libre de frío.

raza miniatura de praga

Desparasitación

Por último, la desparasitación y vacunación de estos perros es muy necesaria para asegurar el refuerzo de su sistema inmunológico y su completo bienestar.

Conclusión

Aunque no sea una raza reconocida por la Federación Cinológica Internacional, el Ratón de Praga se ha ganado un lugar entre los mejores perros del mundo gracias a su temperamento cariñoso, de fácil adaptación y sobre todo obediencia sin igual.

Estos canes son ideales como acompañantes en diferentes actividades y no dejará de llenarte de diversión, entretenimiento y mucha energía.

Para hogares con niños, este perro es excelente. Sin embargo, requieren de mucha dedicación, por lo que si no tienes tiempo suficiente para atenderle, podría resultar afectado.

Si algo es seguro, es que el amor y dinamismo no faltarán en tu casa si decides adoptar un Ratonero de Praga.

Publicado en Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.