lebrel afgano

El Lebrel Afgano: Inteligencia y elegancia en una sola raza

Si te gustan los perros elegantes, inteligentes y extremadamente reservados, posiblemente el Lebrel Afgano (o Galgo Afgano) sea la raza perfecta para ti.

Una mascota con una distinción característica entre cualquier otra: su esbelta apariencia y hermoso pelaje que invitan a atraer todas las miradas del lugar donde esté.

Pero no solo eso, el Lebrel Afgano es una de las razas caninas que más cuidado necesita, no solo por el mantenimiento de su belleza, sino por su exigente personalidad y demandante necesidad de adiestramiento.

Conocer a esta raza antes de adoptarla es un requisito indispensable para tratarle adecuadamente. Pensando en ello, dedicaremos este artículo a describir detalladamente las características más resaltantes de la personalidad de estas mascotas.

Te invitamos a leer todo acerca de este perro: comportamiento, origen, características físicas, cuidados, adiestramiento y muy importante, la salud de estos animales.

Su historia y origen

Tan interesante como su apariencia, la historia del origen del Lebrel o Galgo Afgano no es diferente. Se plantea que, aunque no existe un concreto punto de origen, existen diferentes teorías y aspectos que, combinados, despiertan el interés de este tema.

En primer lugar, se cree que es una raza estrechamente ligada al Saluki, también conocido como Lebrel Persa, cuyos inicios fueron en Persia, Irán y más tarde partiría a Afganistán, donde se caracterizó por su hermoso pelaje.

Su popularidad creció y se extendió en Afganistán, hasta el punto que fue un perro más asociado a la realeza. Solo las personas consideradas ilustres podían obtener un perro de esta raza.

Años anteriores a 1930, no fue posible trasladar la raza a otros lugares, pues su exclusividad se hacía cada vez más amplia.

A raíz de una presentación de un ejemplar en Londres en el año 1907, la raza cobró gran popularidad, cuyo hecho se afianzó aún más con el reconocimiento del club inglés Kennel en 1925. Esta estocada término de expandir el reconocimiento mundial de esta raza.

Una historia cargada de misticismo y renombre pesa sobre el galgo afgano ya que, se considera además, una de las razas caninas más antiguas, basándose en restos arqueológicos con características similares encontradas en algunas excavaciones y que datan de hace más de 10 mil años.

Otros datos ubican a esta raza en Egipto y el continente asiático, donde se presume, además, que era utilizado para actividades de caza. Esto es porque un aspecto muy peculiar del Lebrel Afgano es que hace uso de la vista para cazar a su presa y no del olfato, como la mayoría de los cazadores caninos.

Carácter de este Galgo

Además de su elegancia y majestuosidad, aspectos que se vinculan más a su apariencia, la raza Galgo Afgano se caracteriza por ser inteligente, leal, noble y afectuoso con su familia.

Aunque por su porte se presupone que es un perro independiente y dominante, posee gran apego con la que considera su familia y es bastante dócil, por lo cual no representa ningún problema en la convivencia.

No obstante, estos perros requieren, sin duda, un dueño que muestre una personalidad firme y una posición de liderazgo, pues de lo contrario, adoptan con gran facilidad una conducta desobediente y rebelde, tomando sus propias decisiones.

Sin embargo, en las manos adecuadas, estos perros no representan ninguna dificultad, al contrario, pueden disfrutar ampliamente de su familia en armonía y se adaptan de forma muy fácil a hogares con niños. No obstante, no es adecuado dejarle solo con estos últimos, pues, aunque no se trata de perros agresivos por naturaleza, pueden resultar poco pacientes y por esta razón se requerirá la compañía de un adulto cuando se encuentren niños jugando con él.

afghan hound

En cuanto a su adaptación, estos perros suelen adaptarse con gran facilidad a la vida en la ciudad. La domesticación de estos animales no resulta un problema: pasará la mayor parte del tiempo a los pies de su dueño o cómodamente en un sofá.

Sin embargo, como buen perro acostumbrado a la vida en el campo, al encontrarse al aire libre de transformará completamente en un animal dinámico, saltarín y amante de las actividades fuera de casa. Disfrutará al máximo esos momentos, así que procura sacarlo a pasear con frecuencia.

En cuanto a la convivencia con otras personas, aunque este can no es agresivo, permanece atento y hasta un poco desconfiado ante la presencia de desconocidos. Si percibe peligro real que perjudique a su familia o a sí mismo actuará sin pensarlo. Por lo que, además de buen cazador, es un excelente protector.

Un perro con el que sin duda aburrirse no es una opción, con fácil adaptación al campo, la ciudad y las actividades al aire libre, leal, cariñoso, atento y protector de su familia, además independiente. Las cualidades de esta raza, lo hacen indudablemente muy llamativo como mascota.

Apariencia física

Uno de los aspectos más notables, llamativos y que sin duda atraen las miradas, es el aspecto físico del Lebrel Afgano. Se trata de un animal que invita a combinar la agilidad con un porte elegante y muy de la realeza, típico de sus orígenes.

Su pelaje, su silueta y su altura permiten que sea apreciado positivamente por quienes le contemplan. Además de tener una apariencia refinada y delicada. Veamos, a continuación, algunas de las características físicas más destacadas de esta raza.

Cuerpo

Muy llamativo, ya que tiene un cuerpo musculoso y estilizado. Una figura alargada cubierta por su extenso pelaje. Con un pecho firme y profundo. El lomo recto y la zona media levemente hundida, lo que estiliza su figura.

Cabeza y rostro

La cabeza de esta raza es redondeada y delgada. Mientras que su rostro se caracteriza por tener un hocico alargado que sobresale y una nariz grande de color negro.

Sus ojos son redondeados, de color marrón o dorado. Por otro lado, sus orejas se encuentran recubiertas por su largo pelaje. Sin embargo, son de apariencia alargada y hacia abajo.

Galgo Afgano

Patas

Sus extremidades inferiores se encuentran envueltas por un largo y grueso pelaje. Sus patas son pequeñas pero muy firmes, cuyas almohadillas son más ensanchadas y sólidas.

Cola

La cola es otro aspecto curioso de este amigo peludo. Es fina, de altura media, y el pelaje que la recubre forma al final de ella una curva en forma de anillo que le da un toque de “gracia” a este animal.

Pelaje

El pelaje del Galgo Afgano es generalmente largo, liso y no muy grueso. Cubre todo su cuerpo.  En cuanto al color, no existen colores distintivos de la raza, pueden variar en tonos claros u oscuros. Lo único poco común, es un Lebrel con manchas de otro color.

Los cachorros

Aunque este lebrel en su etapa adulta suele llamar notablemente la atención y ser una excelente opción en el momento de adoptar una mascota, es bueno saber que su apariencia de cachorro no es la misma. Conocer estos detalles te darán mejor perspectiva para poder cuidarle.

Principalmente, los cachorros de esta raza no cuentan con el pelaje característico. ya que este comienza a aparecer cuando nuestro galgo tiene más o menos un año de vida o poco más. Sin embargo, no es para decepcionarse. Son igual de dulces, cariñosos, leales y muy dinámicos, así que te lo pasarás muy bien con estos pequeños cachorros viendo cómo crecen.

Otro aspecto que hay que considerar, cuando estos cachorros se encuentran en su etapa inicial, es empezar las prácticas de socialización, bien sea con animales, lugares y/o personas. Este hecho ayudará a formar la conducta del cachorro de forma positiva, además le permitirá identificar estos espacios o personas hasta que le resulten familiares y no se sienta amenazado.

Los cuidados de estos cachorros son también de gran importancia si queremos que la raza crezca saludablemente. Cuidar la alimentación, ejercicios e higiene será suficiente en sus inicios para asegurar la buena salud de nuestro compañero.

Educación

Como se mencionó con anterioridad, la educación de esta raza desde muy pequeños afianzará su conducta positiva. Haciendo hincapié en la socialización se obtendrán resultados beneficiosos en el comportamiento de esta raza. Enseñar desde muy pequeños a mantener la convivencia forjará a una mascota sociable y educada indudablemente.

Igualmente, el adiestramiento del lebrel afgano debe ser constante y con paciencia. Recordemos que, aunque se trata de una raza con gran inteligencia, su carácter independiente le puede hacer pensar que es quien lleva las riendas. Por ello, contar con el apoyo de una persona conocedora del adiestramiento de esta raza nos será de gran ayuda.

En caso contrario, los aspectos que no se deben olvidar es mantener la firmeza y liderazgo durante el adiestramiento. Además de ello, recordar que el refuerzo positivo cuenta con muchas ventajas para fortalecer el entrenamiento. Si se comienza desde cachorros, los avances no serán tan tardíos y se reflejarán en el buen comportamiento del animal en seguida.

Salud

Si de salud se trata, esta es una de las razas más saludables y robustas del mundo canino. Su esperanza de vida suele estar por encima de los 15 años con facilidad. De manera general, no se trata de una raza afectada por enfermedades poco comunes. Al contrario, si se mantiene constante actividad física, la salud de esta raza es notable en su apariencia y agilidad.

Sin embargo, hay que tener en cuenta algunos detalles que pueden afectar su salud leve o considerablemente. Esta raza puede ser propensa a una infección en el canal auditivo. Debido a que, por encontrarse colgando y cubiertas por su pelaje, no se suele realizar una adecuada higiene de las orejas. Mantener esta zona siempre limpia es esencial para la salud de esta mascota.

Otra afección frecuente que puede presentarse es la displasia de cadera. La actividad física es un factor elemental para contrarrestar la aparición de esta enfermedad. Además, hay que tener en cuenta que se trata de un perro sensible a tranquilizantes o anestesia, por lo que el uso de cualquiera de estos debe ser rigurosamente supervisado por especialistas.

Cuidados

Aunque se trata de una raza saludable, requiere numerosos cuidados para mantener su estado físico y de salud en perfecto estado. Un descuido en esta raza puede afectarles de forma inmediata, por lo que, si deseas tener una mascota de esta especie, dedicar atención y tiempo a sus cuidados es esencial. Veamos los cuidados más importantes que necesita.

cuidados del lebrel afgano

Alimentación

Uno de los aspectos más importantes en el cuidado de este tipo de galgo es la alimentación. Aunque es poco común que esta raza padezca de obesidad, no queda exento de ello. De no alimentarse adecuadamente y llevar una vida sin ejercitarse, podría ser muy propenso.

Además, la alimentación es un tema de gran relevancia, pues influye directamente en el mantenimiento de su pelaje. Es por ello que se debe tener sumo interés en adoptar una dieta con gran cantidad de proteínas y sobre todo grasas saludables.

Comprar un pienso de calidad y especializado, si se quiere, permitirá que pueda mantenerse una equilibrada nutrición del animal. Proporcionar comidas en pequeña cantidad y máximo tres veces al día, acompañada de ejercicios y caminatas, será suficiente para que el perro mantenga su figura, su pelaje y buen estado de salud.

Pelaje

Se trata de otra característica importante en la vida del Galgo Afgano. Si bien de cachorros no requiere mayores cuidados, pues no es tan notable, después del primer año de vida mantener los cuidados adecuados en el pelaje de esta raza es indispensable. Conforme va creciendo aumentan las exigencias en cuanto a baño y cepillado si desea mantenerse brillante y liso.

Baño y aseo

El tema del baño dependerá de la vida que lleve el Lebrel. Si se trata de un perro cuya participación en competiciones es frecuente, el baño debe realizarse rigurosamente y con frecuencia. Al menos uno semanal es preciso para mantener su pelaje en buen estado. En cambio, si se trata de un acompañante de familia, no es necesaria tanta dedicación, por lo que un baño mensual bastará para mantenerle limpio y aseado.

Es importante recordar el uso de champú y acondicionador de calidad, especializado en el tipo de pelaje del afgano. Pues se trata de mantener su pelo libre de nudos, sedoso y brillante.

El cepillado es igual de esencial y debe ser realizado con más frecuencia, al menos tres veces por semana es necesario si deseas mantener al perro sin nudos y contribuir al brillo en su pelaje.

Este proceso no debe realizarse bajo ningún concepto con el pelo seco. Si no es después del baño, se recomienda rociar algún líquido sobre el pelo que lo suavice para poder cepillarlo sin problema y evitar lastimar al canino. Un producto especializado de cosmética canina como un acondicionador sería suficiente.

Ejercicios

Bien sean ejercicios o paseos al aire libre, esta raza requiere mantenerse activo al menos una vez al día. Además de que le encantan las actividades al aire libre y las disfrutará al máximo, le servirá para mantener su salud y peso equilibrado. Así que considéralo necesario.

Conclusión

Si te encanta la elegancia en una mascota, pero además buscas un animal inteligente, amigable y digno de la nobleza, el Lebrel Afgano es el ideal para ti. Se trata de una raza robusta, firme e independiente, pero con un buen corazón.

Además de alegre y dinámico, por lo que serán muy entretenido los días que pases a su lado. Ideal para la convivencia en la ciudad o el campo, se adapta con facilidad a cualquier escenario y no duda en defender a su familia cuando sospecha alguna situación de peligro.Ágil y además excelente compañero. El Lebrel Afgano es una mascota con muchos atributos que te encantará descubrir.

Conoce a otros galgos:

Publicado en Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.