perros Keeshond

Conoce todo sobre el Keeshond

En los hogares donde son adoptadas, las mascotas son parte de la familia. Hay libertad de elección cuando de mascotas se trata: pájaros, gatos, ratones, tortugas… y hasta reptiles. No obstante, siempre se dice que el perro es el mejor amigo del hombre.

En esta entrega nos dedicaremos a presentarte una raza de perro que es poco usual, poco conocida, pero quienes los adoptan tienen en ellos un amigo jovial, cariñoso, fiel y muy vigilante de su familia. Se trata del Keeshond.

El Keeshond o “perro de la gente”

Nuestros perritos son parte de la alegría del hogar, y elegir un Keeshond como mascota es una buena opción. Te invito a continuar con nosotros para informarte más sobre ellos.

Las razas de perros son muy variadas, hay desde los más ruidosos y pequeños hasta los más silenciosos y grandes, estos animales han acompañado a los humanos desde tiempos remotos.

Los perros han sido animales de compañía, cazadores, o vigilantes y protectores de las casas en que habitan, pasando a ser parte importante de muchos núcleos familiares. En este post vamos a contarte cómo son los perros Keeshond.

Parece un peluche

El Keeshond es un perro de raza mediana, con un doble pelaje y una apariencia de ternura que lo hace parecer un muñeco de peluche. Tiene un porte de elegancia y es muy ágil y cariñoso.

Su origen e historia

Hasta el año 1926 se denominaba Wolfspitz, o spitz tipo lobo. Forma parte de la clasificación de perros spitz alemanes, como el spitz grande, el spitz mediano, el spitz enano y el Pomerania, su familiar más cercano.

Se dice que tuvo su origen en Alemania, pero ahora hay expertos que lo consideran originario del Reino de los Países Bajos, es decir es un compañero oriundo de  Holanda.

origen Keeshond

El Keeshond es una raza de larga data, se dice que fue utilizada durante siglos como compañía familiar y guardián. Los Keeshond se podían encontrar habitando en algunas granjas o embarcaciones de Holanda, donde protegían a sus amos de alimañas, y también proveían una fiel compañía.

Por haber estado viviendo por mucho tiempo en Holanda, el Keeshond se convirtió en un símbolo de las Fiestas Patrióticos del pasado siglo XVII. Kees de Gyselaer, líder de aquel grupo, le asignó el nombre de “Kees’dog” a la raza, que en idioma holandés se traduce “kees hund“.

El originario Keeshond puede haber descendido de la cepa ártica que originó la raza Samoyedo, el sabueso noruego y los spitz. Pero su dulzura y devoción nos indican que nunca ha sido considerado perro de caza, sino perro de compañía.

Características

Físico

Los Keeshond son perros de talla mediana, los machos miden 45 a 55 cm y pueden pesar entre 25 a 35 kg. Las hembras generalmente son más pequeñas y con menos peso, unos 43 a 45 cm de talla y hasta 25 kg.

La forma de sus cabezas es de cuña y poseen una nariz pequeña, redondeada, y negra. La cola del Keeshond es de tamaño mediano con pelo abundante, tupido y enrollada sobre su espalda, lo que los hace ver muy elegantes.

El Keeshond tiene unos ojos alargados, muy pequeños y oblicuos, que semejan a los del lobo. Sus orejas son medianas y erguidas, ubicadas encima de la cabeza, de forma triangular, también parecidas a las de los lobos.

Wolfspitz

El Keeshond posee un pelaje doble abundante, suave, largo y liso. La capa de pelo interna es color gris pálido o crema, y la externa recubre el pelo interno, siendo mezcla de negro y gris con puntas negras, que semeja grisáceo como la de un lobo, de ahí el nombre de Wolfspitz.

Por la cantidad de pelo sus patas parecen muy cortas para su tamaño, pero es solo un efecto visual. El Keeshond está bien proporcionado, teniendo un pecho fuerte y un abdomen más bien corto.

Se adaptan fácilmente al frío por las características de su pelaje, por lo que pueden estar en la parte externa de la casa, pero con resguardo. Contrariamente, para los climas cálidos y húmedos no son recomendables.

Personalidad

El Keeshond es un perro característicamente guardián, advierte a su familia de todo lo que considere adverso. Es muy amistoso, le gusta la compañía, es feliz y cariñoso (con frecuencia recibe el calificativo de “holandés sonriente”).

Demandan mucho afecto y prefieren estar dentro del hogar que quedarse fuera. Es muy inteligente y fácil de entrenar, además es muy juguetón.

Keeshond

Comportamiento

Al ser un perro netamente guardián, el Keeshond estará alerta siempre, por lo que puede ladrar frecuentemente; aunque muy rara vez muerden y, si las personas son aceptadas en su casa, se comportará amigable y cariñoso.

Los Keeshond son perros muy inteligentes, que aprenden rápido, y que pueden seguir órdenes, pero muchas veces se comportan de forma testaruda. Debes tener paciencia y tratarlo con mucho afecto.

Alimentación

Debes ser cuidadoso con la alimentación de estos animalitos, porque son propensos a aumentar de peso y pueden desarrollar con frecuencia problemas en la piel.

El Keeshond exige siempre una alimentación de excelente calidad, con la cantidad justa y cuidando que esté en concordancia con el tiempo de ejercicio diario que realice.

Salud

Estos son perros que gozan de una excelente salud, no suelen presentar enfermedades hereditarias. Pero, pudieran sufrir problemas de epilepsia, displasia de cadera y, eventualmente, problemas cutáneos. Hay que mantener su control veterinario para mantenerlos sanos.

spitz tipo lobo

Uno de los cuidados que debes tener es con la salud dental de esta y de todas las razas de perros. Estar atentos a mantenerles una higiene dental adecuada, para evitar que acumulen bacterias que les puedan ocasionar enfermedades.

Expectativa de vida

Esta raza de perro, con sus cuidados básicos y teniéndolos en un hogar que les brinde el cariño que necesitan, puede llegar a vivir de 13 a 15 años.

Cuidados específicos

Los cuidados de esta raza son similares a la de otras de su tamaño, aquí te indicamos lo básico que necesitas saber sobre los cuidados específicos del Keeshond:

  • El mantenimiento del pelaje de estas mascotas te ocupará bastante tiempo, porque deberás cepillarlo unas tres o cuatro veces a la semana, y si es la época de muda, tendrá que ser a diario. Puesto que el pelo es fino y liso junto con su capa debajo que es muy lanosa, hay que cuidarlo mucho o se le formarán nudos imposibles de quitar.
  • En cuanto al ejercicio, el Keeshond es un perrito bastante activo, pero no requieren mucho tiempo de ejercicio. Siendo suficiente con sacarlo de  paseo dos veces al día y realizar actividades con su familia, al igual que la mayoría de los perros.
  • Tienden a ajustarse a vivir en pequeños apartamentos. Pero si cuentas con un patio trasero donde pueda corretear, ¡será más feliz todavía!
  • Por su grueso pelaje viven muy bien en climas fríos, pero los climas calurosos pueden ocasionarles problemas.
  • Con relación al adiestramiento, al igual que otros perros, los Keeshond necesitan ser adiestrados y tener socialización desde temprana edad y de manera constante.
cuidados del Keeshond

Algunos datos curiosos del Keeshond

Nuestros amigos perrunos, dependiendo de su raza, tienen ciertas particularidades. En el caso de la raza de perros Keeshond, te podemos contar las siguientes curiosidades:

  • Cada 6 meses, durante unas 3 semanas, el Keeshond muda el pelo completamente.
  • Por su túnica gruesa y repleta de pelaje, al Keeshond lo vemos más grande de lo que realmente es.
  • ¡Es un perro cuadrado! El Keeshond es un perro que es igual de alto que de largo, y eso le da ese aspecto.
  • Es un perro enmascarado. Una característica que hace fácil de reconocer al Keeshond es la especie de máscara que reviste parte de su cara, desde el exterior de sus ojos hasta la esquina de las orejas.
  • El color gris es el color oficial de la raza Keeshond.
  • Parece un cachorro de león. Por su pelaje muy grueso en el cuello, sumado a que es de doble capa, lo hace ver como un león pequeño.

Análisis general de esta raza

Los Keeshond son perros que originalmente fueron utilizados fundamentalmente como una raza de perros trabajadores, funcionando como vigilantes en las embarcaciones, con tareas de cazar las alimañas que en ocasiones se subían a las naves.

Ya finalizando el siglo XIX, la raza Keeshond casi se extingue porque se dejaron de utilizar las embarcaciones, aunque logró sobrevivir iniciando labores de vigilancia y protección en las granjas de las personas que los habían adoptado.

Algunos ejemplares de perros Keeshond los trasladaron desde su originario Holanda, hasta Inglaterra, aunque en el Reino Unido en ese entonces no fueron muy populares. Fue en el año 1920 cuando, por llegar a los Estado Unidos, esta raza cobró gran importancia.

Finalmente fueron reconocidos

Para el año 1930, se vuelven famosos nuestros amigos los Keeshond, al tener un impulso en su popularidad, ya que fueron reconocidos como perros de compañía por el prestigioso American Kennel Club.

Aunque no cuenta con la fama de otras razas, el perro de la raza Keeshond es excelente como compañero por lo fácil de manejar y por tener un tamaño mediano, que lo hace fácil de adaptar a lugares pequeños.

Keeshond cachorro

A pesar de eso, el Keeshond es un animal que al tener origen en lugares muy fríos tolera poco las temperaturas elevadas, es por eso que se recomienda para climas templados y fríos.

Tienden a ser perros muy tranquilos sin mostrar agresividad ni a humanos ni a otros animales. Esto cambia cuando siente que amenazan a su familia o a su hogar, precisamente por su instinto protector.

El Keeshond como mascota

Si elegimos un Keeshond como mascota, debemos tener en cuenta que cada raza de perros tiene sus rasgos característicos, y algunos pueden resultar inapropiados para el tipo de vivienda que tenemos o el clima de la ciudad en la que vivimos.

Aunque la raza de perros Keeshond se adapta con facilidad a casi cualquier tamaño de hogar, tenemos que estar atentos a que ellos necesitan cierta cantidad de ejercicio diario y una alimentación adecuada.

Siempre debes estar atento a entrenarlo desde cachorro y mantenerte constantemente reforzando su educación o te traerá problemas en el vecindario, porque pueden volverse muy ruidosos, ladrando a todo lo que se mueve.

Hay además unas pruebas específicas que se recomienda hacer a los cachorros para garantizar su óptimo estado de salud, y eso te lo puede indicar un experto veterinario que conozca bien a los Keeshond.

Adoptar a un Keeshond

Cuando escogemos una mascota, somos libres de elegir aquella con la que pensamos que nos sentiremos más a gusto, pero debemos tener en cuenta todos los aspectos particulares de nuestro entorno.

De igual forma, hay que saber con qué tiempo contamos para la atención del perro, ya que ellos demandan cuidados específicos y también cariño de nuestra parte, además de los aspectos de salud y alimentación.

Por eso, si en un futuro piensas tener como compañero a un perro de estos, es muy aconsejable consultar la opinión de un criador experto en Keeshond que te oriente sobre todo lo que necesitas saber de ellos y cómo conservar unos cachorros saludables.

spitz Keeshond

Si te decides por uno de estos perritos, te vas a enamorar de ellos y se convertirán rápidamente en un miembro más de la familia, ya que su carácter alegre y juguetón te va a encantar.

Ellos te van a agradecer tus cuidados transformándose en unos leales y alertas vigilantes de tu casa, la cual van a considerar como suya, manteniéndose siempre al cuidado de que ningún extraño se acerque.

Todas estas consideraciones te ayudarán a decidir si está dentro de tus posibilidades elegir a un Keeshond como tu amada mascota. Analiza los pros y los contras antes de llevarlos a casa.

En todo caso te aseguramos que, al elegirlo, tendrás quién te reciba con una inmensa alegría, saltando de felicidad, y cada vez que vuelvas a tu hogar tendrás un amigo fiel que esperará para jugar contigo y también un protector empedernido.

La decisión está en tus manos, te hemos dado toda la información necesaria que te permitirá hacer una mejor elección, basada en el conocimiento de la raza Keeshond, con sus aciertos y sus limitaciones. Tú tienes la libertad de elección.

Publicado en Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.