Pienso para gatos esterilizados

¿Necesitas ayuda para encontrar los productos adecuados?

Esterilizar a los gatos es una necesidad para convivir con ellos. Son animales muy prolíficos y tener un gato sin esterilizar en casa es un problema cuando llega la época de celo, por lo que castrarlos es una de las mejores decisiones que podemos tomar.

Un inconveniente de esta intervención es el cambio de comportamiento que hace que los gatos comiencen a engordar de manera muy rápida, hasta que ese exceso de peso se convierte en un problema que podemos solucionar con el pienso para gatos esterilizados.

Los gatos castrados hacen menor ejercicio y comen más

Debido a los cambios hormonales que se producen cuando castramos a un gato, el ejercicio que hace se reduce mucho al no tener que buscar pareja.

Esa reducción de ejercicio se combina con un aumento del apetito repentino, que no se ha conseguido explicar bien aún, que hace que el animal engorde sin parar.

Los piensos para gatos esterilizados, que son muy similares a los piensos light nos ayudan a que el gato tenga su peso ideal.

Para ello, los fabricantes reducen las grasas y los hidratos de carbono, con el fin de que cada ración tenga menos calorías, pero consiguiendo que el gato se sacie que es una de las claves para que mantenga su peso.

Hay que tener cuidado con los problemas urinarios

Un gato castrado bebe menos agua porque hace menos ejercicio. Esa menor ingesta de líquido supone un problema si le damos alimento seco, ya que puede crear muchos problemas urinarios como los temidos cristales de estruvita.

Por eso, el pienso para gatos esterilizados suele traer una serie de minerales que tratan de evitar esta complicación, algo que quizá es la principal diferencia entre el pienso para gatos light y estos piensos para gatos que han sido castrados.

De todas maneras, podemos animar a nuestro gato a que beba más agua jugando con él siempre que podamos, haciendo que se mueva. Otra manera de incentivar que beba agua es comprar una fuente automática, de las que lanzan un chorro de agua, que seguro que hace que vaya a beber por curiosidad.

Con ese aporte extra de minerales y la fuente, el gato no va a tener problemas urinarios, aunque podemos consultar con el veterinario la posibilidad de aportar comida húmeda de vez en cuando.

¿Necesitas ayuda para encontrar los productos adecuados?
Send this to a friend