Pekinés: una pequeña y fuerte raza

Pekinés: una pequeña y fuerte raza

Con similar aspecto al de un león, una apariencia intrépida, fuerte y con cierto toque de orgullo, digna figura canina de la nobleza en algún momento. Así se presenta el Pekinés en la sociedad. 

Un perro cuya historia encierra misticismo, integración en la realeza y un crecimiento privilegiado, que le ha permitido a esta raza crecer con gran popularidad en todo el mundo.

Relacionado con otras razas pequeñas provenientes de China, su ciudad natal, estos caninos han trascendido fronteras desde hace mucho tiempo, siendo aceptados como un excelente animal de compañía no solo por su tamaño, sino también por su personalidad cariñosa y leal con sus familiares.

Un perro con gran valentía pese a sus pequeñas dimensiones, el Pekinés se muestra en todo momento atento a todas las situaciones, y aunque con los desconocidos suele estar distante, no duda en enfrentarse a otros, bien sea personas o animales, sin importar su tamaño.

¿Quieres conocer más acerca de esta raza? En este artículo te mostramos en detalle todo lo relacionado con estos caninos: su interesante historia, aspecto físico, cuidados y cómo deben ser adiestrados. No dejes de revisar esta información y conocer todo lo que necesitas antes de adoptar a un ejemplar.

Historia del Pekinés

Al igual que la mayoría de perros pequeños provenientes de China, la historia del pekinés se encuentra ligada a tiempos ancestrales, con algunos aires místicos, que conoceremos a continuación.

Algunas documentaciones de esta raza datan desde hace 4 mil años, grabados coreanos de estas fechas han sido localizados y muestran su existencia desde tiempos antiguos.

Existen, además, diferentes teorías en las que se percibe su existencia alrededor del año 700 d.C, en cuya etapa su popularidad se fue evidenciando progresivamente con la presencia del Budismo en el país asiático. También se le asoció directamente con otras razas como el Lhasa Apso y el Shih Tzu, originarios igualmente de otras ciudades asiáticas.

Por otro lado, la presencia de esta raza canina en la realeza asiática es innegable. De hecho, se le reconoce por ser su presencia exigida en la Corte Imperial China en el año 1800, en la Dinastía Tang, convirtiéndose en uno de los favoritos, pues vivía separado de los caninos de otras razas que habitaban conjuntamente en el palacio, por considerarse un perro de origen mitológico.

leyenda del Pekines

Por aquel entonces, la apariencia del Pekinés le permitió reconocerse como un animal surgido del amor entre un león y una mona, según lo describe la mitología en sus textos.

El rey de la selva, perdidamente enamorado, sacrificó su tamaño y fuerza ante el Dios Mago Hai Ho, para vivir su romance. El fruto de ese amor, fue la creación del Pekinés.

De esta leyenda china, se dice que el canino se formó valiente y amoroso como su padre (el león) pero pequeño, inteligente y afable como su madre (la mona).

Sin duda, una historia llena de fantasía, pero que hasta el día de hoy se ha acreditado, debido a que las características de este animal, tanto en apariencia como en comportamiento, que responden a esas características de la leyenda.

El reconocimiento de la raza a nivel mundial creció mucho más, en el siglo XIX fue trasladado a Gran Bretaña. En Inglaterra, un ejemplar fue adoptado por la Reina Isabel, por lo que su presencia en la realeza fue más allá de China.

En 1898 fue publicado el estándar de la raza y, después de ello, seis años más tarde, fue fundado el Club del Pekinés, manteniendo hasta ahora su popularidad.

Aspecto físico

El Pekinés es una raza de estatura diminuta, compacta, pero fuerte y enérgica. Se trata de un animal cuyo cuerpo resulta más largo que alto y, curiosamente, la parte delantera tiende a ser más pronunciada físicamente que la trasera, la cual es más estrecha y fina.

En cuanto a su peso, estos animales no pueden sobrepasar los 5 kilogramos, tanto machos como hembras, pues pueden presentar afecciones a la salud. La estatura varía ligeramente en relación al sexo, los machos alcanzan hasta los 20 centímetros, mientras que las hembras tienen un máximo de 18 centímetros en su tamaño.

Aunque se trata de un perro pequeño, su contextura es robusta. Tanto la estructura ósea de estos caninos como su musculatura es bastante pesada, lo que demuestra la fuerza que puede tener.

Cabeza

Su cabeza es lo que más lo hace semejante a un león de tamaño diminuto. Posee un cráneo bastante pronunciado, visto desde arriba da la impresión de ser ancho y aplanado.

La parte frontal de su rostro, por otro lado, es predominante y se evidencian además algunos pliegues en la piel.

perro pequeño de china

Los ojos son de color oscuro, en forma redondeada, grandes y, por lo general, muy saltones. Su nariz es de color negro y de tamaño mediano.

Las orejas, por otro lado, son pequeñas de inserción alta, bien separadas, recubiertas al igual que todo su rostro por un extenso pelaje.

Un aspecto distintivo de la raza es la forma chata de su hocico. Esta característica, por lo general, puede producir problemas respiratorios a los ejemplares.

Extremidades 

Estos perros poseen patas traseras gruesas y fuertes, mientras que las delanteras son más ligeras y afinadas. Esto le permite gran agilidad y destreza en el momento de desplazarse.

Pelaje

El pelaje de esta raza se presenta en dos capas: la exterior, densa, larga y gruesa, recubre todo su cuerpo con mayor pronunciación en las orejas, cuello y cola; y una capa inferior lanuda, fina y más corta, la cual le permite mantenerse abrigado en épocas de frío.

Se acepta en diferentes colores, siendo el más común el color hígado. También se incluyen variaciones de color entre negro e hígado, y otros.

Cola

La cola es de inserción alta, generalmente, se encuentra posicionada sobre su espalda, y está inclinada hacia cualquiera de los dos lados. Recubierta de pelo, da la impresión de ser gruesa, pero realmente no es así.

Comportamiento

Digno integrante de la realeza, es una raza que puede llegar a mostrarse distinguida, reservada y distante. Sin embargo, con sus dueños es realmente afectuoso y muy leal.

Se trata de un perro muy práctico como guardián, pues aunque no ladra excesivamente, lo hace en repetidas ocasiones si percibe alguna situación irregular como la presencia de un intruso, aún más si siente que es una situación de peligro para los suyos.

Con una valentía notable, al igual que su inteligencia, estos perros están llenos de coraje y energía, por lo que no dudan en defender su territorio en caso de sentirse invadidos, sin importar si es ante un perro que le duplique en tamaño.

raza Pekines

Por esta razón, la socialización desde muy temprana edad es esencial, de esta manera, sabrá cómo adaptarse a la presencia de amigos de la familia o de otros animales, según sea el caso.

Aunque son tercos por naturaleza, estos animales no presentan ningún problema de conducta resaltante, se trata de una raza muy equilibrada que no causará destrozos en el hogar si se entrena correctamente.

En el tema de la convivencia, estos perros se adaptan a espacios grandes o pequeños sin problemas. Son, por lo general muy activos, pero disfrutan al máximo la compañía y atención de sus familiares.

En hogares con niños pequeños estos perros pueden vivir sin preocupaciones aunque, es importante enseñar a los niños cómo deben tratar a los animes, de manera que estos últimos no se sientan atacados.

Son perros que, sin duda, darán mucha compañía a sus dueños, pero también que precisan de atención, por lo que se debe contar con el tiempo necesario para su cuidado y adiestramiento.

Educación

El adiestramiento de esta raza no es un tema difícil, aunque debe conocerse del proceso, pues debido a su carácter, estos perros atienden con mayor efectividad a las caricias que a las órdenes directas. En primer lugar, es necesario enseñar al pekinés aspectos importantes como la socialización, es necesario que estos perros, aprendan a convivir con otros animales en un mismo territorio y con otras personas.

adiestramiento del Pekines

El entrenamiento con la aplicación del refuerzo positivo es indispensable, debido a que estos perros pueden ser tercos en algunas ocasiones y la forma de darle las órdenes influye en si las cumplen o no. Una actitud distante y de rechazo, es lo que puede reflejar el canino de no sentirse cómodo con el adiestramiento.

Por otro lado, se trata de un perro obediente y atento, es decir, que aprender tanto órdenes como trucos, le resultará sencillo y muy divertido.

La práctica constante por un tiempo de 20 minutos será suficiente para que este canino se mantenga activo y en aprendizaje.

Salud

Esta raza suele ser muy sana durante su existencia. Poseen una esperanza de vida que se aproxima a los 12 años. Las principales causas de muerte son cardiopatías o, en su defecto, la edad avanzada.

En cuanto a enfermedades específicas de la raza, al tener una nariz chata, ha ocasionado que se genere en ellos el síndrome braquicefálico, es decir, que presenten dificultad para respirar. Lo que se ha acabado catalogando como una patología común en ellos.

perro Pekines

En algunas ocasiones son propensos a enfermedades oculares, como atrofia progresiva de retina; sin embargo, el correcto aseo y atención en los mismos puede evitar que aparezcan patologías como estas.

En líneas generales, el buen estado de salud de esta raza dependerá en gran medida de los cuidados que le proporcionen sus dueños.

Cuidados

De manera general, hablamos de un perro muy fácil de mantener. Sin embargo, como toda mascota, requiere cuidados y atención para mantener su bienestar y asegurar su salud mientras viva a nuestro lado.

En primer lugar, hay que cuidar la alimentación de esta raza, debido a que no debe excederse. Hablamos de un perro de tamaño pequeño, por lo tanto, requiere porciones de comida no muy grandes para mantenerse satisfecho.

No suministrarle golosinas en exceso, pues pueden fácilmente llevarlo a la obesidad.

Estos animales son muy activos y permanecen siempre en constante movimiento, por ende, el ejercicio no es tan indispensable. Un paseo diario bastará para mantenerle adecuadamente entretenido y equilibrado emocionalmente.

Ahora bien, en cuestión de higiene, es necesario mantener el cepillado constante, al menos diariamente y retirar el pelo malo, debido a que de lo contrario se crearán nudos en su pelaje y dejará pelos por toda la casa.

El baño puede realizarse una o dos veces al mes, dependiento de la suciedad acumulada en el cachorro.

cachorro Pekines

Es importante cuidar la higiene de su rostro, sobre todo en el área cercana a los ojos, de esta manera se podrán prevenir enfermedades relacionadas a dichos órganos.

En otro aspecto, la atención y compañía a estas mascotas es muy importante, ofrecerle paseos juntos, juegos y cariño le ayudará a mantener una actitud y temperamento positivo y equilibrado. De sentirse solo, puede adoptar una conducta negativa.

Como conclusión

Esta es una raza de la alta alcurnia, por lo que su temperamento puede reflejar este aspecto, mostrándose distante y muy digno. Sin embargo, se trata de un perro cariñoso, leal, obediente y atento.

Un guardián excelente que se muestra reservado en sus ladridos, pero no duda en alertar a sus dueños de la presencia de personas desconocidas.

Es alegre y muy enérgico, además de inteligente, por lo que adiestrarlo no es difícil, si se realiza con refuerzo positivo en lugar de dar órdenes bruscas.

Hablamos de una raza pequeña, fuerte y muy popular. Estas características le han hecho ganador de gran favoritismo.

Aunque parezcan independientes, disfrutan en gran manera la compañía de sus dueños, es por ello que debe considerarse el tiempo que se tenga para dedicar a esta mascota en caso de adoptarla.

Disfrutar de la diversión y ternura que el pekinés puede brindar a toda la familia, hará que te enamores de este pequeño león de tamaño compacto, con gran fuerza.

En nuestro blog también puedes consultar acerca de las razas: