El Pastor de Asia central: conoce al gran Alabai

El Pastor de Asia Central, también conocido como Alabai, es una de las razas de perros más antiguas del mundo. Sin lugar a duda, sus dimensiones y la expresión de sus ojos lo convierten en un perro capaz de imponer respeto. Es por esto que la Federación Cinológica Internacional (FCI) lo reconoce oficialmente como un perro moloso. Gracias a su fuerza e inteligencia es una de las razas de perros preferidas para guiar al ganado.

Origen del Pastor de Asia central

Este perro también es conocido con nombres como Alabai, Tohmet, Sage Koochee, Sredniaziatskaya y Ovcharka. De hecho, la palabra Ovcharka en ruso describe perfectamente a esta raza, ya que significa “perro guardián” o “perro pastor”.

Hasta el momento no se cuenta con una definición exacta de su lugar de origen. Sin embargo, como su nombre lo indica, se sabe que proviene de las zonas rocosas del centro y sur de Asia. En particular, existen datos que comprueban que este perro es originario de la región que se extiende desde el Mar Caspio hasta los Pamirs y desde la frontera entre Afganistán, Rusia e Irán hasta el sur de Siberia. Actualmente, sigue siendo una raza poco conocida fuera de su zona natal.

Por otra parte, se sabe que es una -o quizás la más antigua- de las razas de perros del mundo. Se estima que existe desde hace aproximadamente 4.000 años, y se considera una raza pura.

imagen_2_-_origen_del_alabai.jpg

 

Características físicas del Alabai

Se caracteriza por tener una altura considerable y un físico imponente. Los machos pueden llegar a crecer hasta las 65-90 cm, mientras que las hembras tienen una media de 60-75 cm. Además, los machos pesan entre 55 y 90 kilos y las hembras entre 40 y 65 kilos. Presentan un cuerpo armonioso y la espalda ancha. Y a pesar de sus grandes dimensiones es un perro ágil, rápido y resistente. Su expectativa de vida va de los 12 a los 14 años, en condiciones normales.

Por lo general, son perros muy musculosos y robustos, pero tienen un pelaje bastante espeso que les confiere un aspecto de “oso”. Esto los hace tolerantes al frío y, a lo largo de la historia, han sido sometidos a condiciones climáticas extremas durante sus labores como perros pastores. El color del pelo de este can varía entre el blanco, el marrón, el negro y el crema, incluyendo sus combinaciones.

Con respecto a la longitud del pelo, existen perros de esta raza de pelo corto (entre 3 y 5 centímetros) y de pelo largo (entre 5 y 8 centímetros).

Otra característica importante de esta raza es la forma de la cabeza: rectangular y considerablemente más grande en los machos que en las hembras. La nariz es amplia y de color negro, aunque en los pastores blancos puede ser un poco más clara. El hocico es ancho e imponente, pero no demasiado largo, y se afina ligeramente hacia la nariz.

Un rasgo de estos canes que llama mucho la atención son sus ojos. De hecho, es conocido por tener una mirada increíblemente penetrante. Sus ojos son oscuros, hundidos y muy separados entre sí, con los párpados superiores ligeramente caídos. En condiciones normales, los párpados inferiores no caen y son negros. La falta de pigmentación en los párpados de estos perros podría indicar que algo no está bien en su salud.

Debido al rol que desempeñan, tradicionalmente la cola y las orejas son amputadas. Sin embargo, es una práctica que afortunadamente ha sido prohibida en muchos países.

Cuidados y mantenimiento

Al tratarse de un perro de montaña y que históricamente ha trabajo bajo condiciones climáticas adversas, no requiere cuidados particularmente delicados. A pesar de ello, es conveniente empezar a adiestrarlo desde sus primeros meses si la intención es domesticarlo.

En general, el este pastor debe ser bañado al menos una vez al mes, protegiendo siempre los oídos y los ojos.

imagen_3_-_cuidados_del_alabai.jpg

 

La mayor parte del año desprenden poco pelo y basta con un cepillado semanal para mantener su pelaje en orden. Sin embargo, especialmente cuando tienen el pelo largo, es recomendable peinarlos con regularidad en la dirección del crecimiento del pelo. Esta necesidad aumenta sobre todo durante el verano o la muda de pelo, períodos en los cuales se debe cepillar al menos cada dos días.

Como todo perro, necesita de un control permanente por parte del veterinario. Esto incluye todas las vacunas antiparasitarias y antihelmínticas, y cualquier otro tipo de medida preventiva contra la propagación de bacterias e infecciones.

Alimentación

Con respecto a la alimentación, nuestro compañero debe tener una dieta a base de carne. Puede consumirla tanto cruda como cocida y debe ser preferiblemente carne de res magra o ternera. También puede consumir algunos desechos como los riñones, el corazón y el hígado.  El cerdo no es la mejor opción para alimentar a esta raza, ya que la grasa contenida en este tipo de carne no es absorbida por su organismo. Además, pueden alimentarse con cereales como el arroz y la avena, y con frutas y verduras frescas o al vapor.

Las verduras representan la principal fuente de fibra vegetal, por lo que es bueno incluir calabacín, zanahorias y espinacas en la dieta de nuestro perro.

En la edad adulta se le puede alimentar dos veces al día, por la mañana y por la noche, usando porciones que se correspondan con su peso y altura. Por supuesto, alimentar a un perro con comida preparada en casa puede representar un problema para las personas que tienen un estilo de vida frenético. En estos casos, la comida empaquetada o enlatada será siempre una buena opción. Sin embargo, es importante asegurarse del origen de estos productos con el fin de satisfacer todas las necesidades nutritivas del perro. Este tipo de alimento puedes encontrarlo en nuestra tienda, por supuesto.

Además, en la dieta del Alabai deben incluirse algunos alimentos sólidos que le ayuden a desarrollar su poderosa mandíbula.

Actividad física

Desde la antigüedad, este can desempeñó un papel de perro guardián. Es capaz de guiar al ganado, proteger a su dueño y su propiedad. Labores que, con el paso del tiempo, han fortalecido su carácter tanto físicamente como moralmente. Puede parecer un poco perezoso cuando está centrado en su papel de guardián, pero es un perro con mucha energía que necesita ser liberada para crecer en buenas condiciones.

Por esta razón, la actividad física es otro requisito principal en la vida de esta raza, ya que debe desarrollar su fuerza y resistencia. Generalmente, es capaz de soportar esfuerzos físicos exigentes, pero de igual manera necesita largos períodos de descanso.

imagen_4_-_ovcharka.jpg

 

Lo ideal sería llevarlo a trotar o a dar largas caminatas a diario. Debe estar en un espacio amplio, donde pueda correr y practicar los saltos. De lo contrario, puede empezar a sufrir enfermedades cardíacas, aumento de peso, diabetes o problemas en las articulaciones. Si no se destinan al menos dos horas al día de actividades físicas para él (pasear, jugar, saltar, hacer caminatas activas) su expectativa de vida podría disminuir.

Enfermedades más comunes

Este es un perro muy saludable, si cumple con un plan alimenticio y una rutina de ejercicio adecuados. Pero en líneas generales, no desarrolla muchas enfermedades a lo largo de su vida. Esto se debe a que nació y fue predispuesto a desarrollarse en condiciones realmente extremas como vivir con los recursos mínimos, a la intemperie y someterse a los efectos de la selección natural con el paso del tiempo.

Entre las enfermedades más comunes que puede desarrollar esta raza se encuentran la displasia de cadera y la displasia de codo.

La displasia de cadera es una condición muy frecuente en las razas gigantes a causa de su peso. Además, es una enfermedad hereditaria, lo que significa que ciertas razas pueden ser propensas a padecerla. Puede llegar a producirle mucho dolor al perro, hasta el punto de llevarlo a la incapacitación, y es una patología degenerativa. Sin embargo, es una condición que se desarrolla durante la fase de crecimiento de las extremidades del cachorro y se detecta pasados los 2 o 3 años de edad. Puede llegar a convertirse en una artrosis en las caderas del animal. Por esta razón, es recomendable que el cachorro no sea sometido a juegos bruscos o caídas importantes durante su desarrollo.

Aunque no se han realizado estudios específicos para determinar otras afecciones incidentes, otras enfermedades registradas para esta raza son: problemas cardíacos, problemas de espalda, artritis, hinchazón, sordera, glaucoma, cataratas e intolerancia al calor.

Temperamento

Este amigo peludo nació para ser un líder, y su aspecto físico definitivamente lo confirma. Se trata de una raza dominante pero tranquila y equilibrada. Además, siempre y cuando no los considere una amenaza, puede incluso llevarse bien con otros animales, como los gatos u otros perros más pequeños.

imagen_5_-_sredniaziatskaya.jpg

 

Ahora bien, cuando se encuentran en territorios desconocidos, podrían llegar a comportarse con una actitud mucho más reactiva. Después de todo, han evolucionado con una misión bien definida desde su aparición en la tierra: proteger. Es por eso que esta raza necesita un dueño que sea capaz de entender y manejar su comportamiento en cualquier situación. Incluso ha sido catalogado como una raza potencialmente peligrosa, por lo que requiere de las licencias típicas para este tipo de animales. Deben ser criados y domesticados desde cachorros con un carácter tranquilo pero definido, para que puedan acatar las reglas desde pequeños.  Tienen un gran sentido de la responsabilidad y cumplen con sus labores con una ética impresionante.

En ambientes donde se encuentran más de un ejemplar de esta raza, los cachorros tienden a acompañar a los adultos al pastoreo desde muy temprana edad (alrededor de los 4 meses). Así, incluso los más pequeños aprenden el oficio imitando a los perros mayores.

Son perros valientes, inteligentes y con una personalidad muy definida. De hecho, tienden a evaluar por sí mismos cuándo deben intervenir y cuándo no. Generalmente, disfrutan mucho los paseos al aire libre y vivir en lugares espaciosos, cosa que no los hace aptos para la vida en la ciudad o en apartamentos pequeños.  No acostumbran a ladrar, así que suelen pasar desapercibidos cuando están trabajando.

Relación con las personas

Como se ha mencionado anteriormente, este es un perro tranquilo que no intimida. Son muy independientes, confiables y no son agresivos a menos que determinen una razón para atacar. Cuando son criados desde pequeños en un ambiente familiar se convierten en un fiel y devoto compañero. A pesar de ser un perro dulce y jovial, no es adecuado para cualquier tipo de familia. Necesita desde temprana edad a una persona que le ayude a manejar su instinto. No es la mejor opción para dueños inexpertos o de carácter débil. Debe ser una persona capaz de hacerle entender quién es el que pone las reglas.

imagen_6_-_cachorro_pastor_de_asia_central.jpg

 

Suele ofenderse muy fácilmente si se le regaña sin ninguna razón y también es capaz de recordar esa ofensa durante mucho tiempo. Es un perro muy sensible al ambiente emocional que lo rodea. Normalmente, no sabe manejar el estrés, los conflictos ni las peleas. Este tipo de situaciones tienen un impacto negativo en su salud.

Cuando son cachorros se caracterizan por ser muy juguetones, pero este rasgo va desapareciendo a medida que crecen. Como adulto, es un perro que se dedica a su trabajo y, por lo general, se posiciona en puntos estratégicos para ver todo el territorio que deben proteger. Esta actitud podría hacerlos parecer un poco indiferentes o antipáticos, pero la verdad es que están poniendo toda su atención en cada detalle.

En realidad, este perro es extremadamente bueno y cariñoso con los niños y la familia. Además es muy obediente y se muestra siempre muy atento a las necesidades de quienes lo rodean. Sin embargo, es importante prestar atención a la interacción con los más pequeños del hogar debido a su gran tamaño.