Imponente pero dulce: así es el perro Ca de Bou

Imponente pero dulce: así es el perro Ca de Bou

Con una apariencia aguerrida, fuerte y musculosa, así se reconoce en la sociedad a los perros Ca de Bou, conocido también como Dogo Mallorquín o Perro de Presa Mallorquín. Estos caninos de gran coraje tienen una historia muy interesante.

Originarios de las Islas Baleares, esta raza no tuvo un inicio muy acertado, pues su reconocimiento se dio por su participación en peleas entre toros y esta raza. De ahí proviene el nombre Ca de Bou, que en Catalán significa "perro de toros", por estos enfrentamientos.

perro dogo de mallorca

Sin embargo, con el paso del tiempo esto fue cambiando y el Dogo Mallorquín pasó de ser un animal de pelea, a convertirse en un excelente guardián, afectuoso y sobre todo leal a su entorno familiar, como hasta ahora se le conoce.

Se trata también de un perro atlético e inteligente. Pero es importante conocer mucho más de estos caninos antes de darle la bienvenida a nuestra casa. Necesidades, salud, comportamiento y origen son algunos de los temas más destacados.

Es por ello que en esta oportunidad, dedicaremos este artículo a estudiar todo lo relacionado con la raza Ca de Bou, ya que mantenerte informado sobre ello hará que te conviertas en un dueño responsable, que sabe cómo cuidar a este hermoso ejemplar.

Origen de la raza

La descendencia de esta raza data del año 1232 aproximadamente, tiempo en el que se dio la conquista de las Islas Baleares por parte del rey Jaime I. Su llegada a este territorio acompañado de perros molosos y alanos de la península Ibérica es el punto de referencia clave para su origen.

Años más tarde, las islas pasaron a formar parte de tierras inglesas, producto del tratado de Utrecht, hecho que no fue muy positivo para estos caninos. Los ingleses, en aquel entonces, usaban las peleas entre animales como entretenimiento. El enfrentamiento entre toros y perros era uno de los "deportes" más populares, fue así donde empezaron a utilizarse estos caninos para tal fin.

La necesidad de buscar un animal potente, aguerrido y con fuerza suficiente para imponerse ante el toro y también capaz de soportar la temperatura de las islas dio paso a diferentes cruces. Diferentes molosos, entre ellos el Bulldog, fueron utilizados en este proceso hasta llegar al Perro de Presa Mallorquín.

perro de las Islas Baleares

Su nombre es traducido como "perro de toros" en Catalán, adjudicado principalmente a sus inicios en las peleas. Y, además, por ser un animal utilizado por carniceros para matar a los bovinos y controlar su ganado.

El retorno de las islas a territorio español puso fin a lo que serían las peleas de toros y perros. La raza Ca de Bou entonces, empezó a verse de otra manera, destacándose como un excelente perro guardián y ayudante de carniceros.

El Dogo Mallorquín, como se conoce en la actualidad, es un perro imponente pero muy leal a sus dueños, es por ello que no ha dudado en considerarse una opción agradable si se busca un compañero protector y equilibrado.

Sin embargo, requieren de gran socialización a temprana edad, de lo contrario puede convertirse en un animal agresivo.

Características físicas del Dogo Mallorquín

Cuando observamos a un perro de la raza Ca de Bou, podemos notar su contextura robusta, musculosa y fuerte. Esto es lo que principalmente caracteriza a los ejemplares de esta especie. 

Hablamos de un animal de mediana estatura con un cuerpo grueso y pesado, más largo que ancho, pecho profundo y evidentemente bien formado. Veamos más detalles en relación a su aspecto físico a continuación:

Peso y altura

De acuerdo a los datos de la Federación Cinológica Internacional, cuya oficialización de la raza fue realizada en 1996, el peso de esta raza se mantiene en 35 hasta 38 kilogramos para los machos y en el caso de las hembras, desde 30 a 34.

El estándar también resalta la estatura de acuerdo al sexo, los machos se destacan por medir entre 55 y 58 centímetros, y las hembras desde 52 hasta 55 cm propiamente.

Cabeza y rostro

La cabeza de esta raza es proporcional a su cuerpo, es decir, grande, robusta y de forma cuadrada generalmente. Su cráneo es grande, al igual que la parte frontal o stop de su cara, el cual es bastante notable.

perro de presa mallorquin

Posee una mirada intimidante, enfatizada por sus ojos grandes en forma de óvalos y de color oscuro por lo general. Su nariz es de tamaño medio, de color negro, y su hocico es amplio, con dientes grandes, lo que evidencia una mordida bastante fuerte.

Las orejas por su parte, son de inserción muy alta, pero ubicadas bien separadas en los laterales de su cabeza. Son pequeñas, triangulares y dando una forma de estar colocadas hacia atrás.

Cola

El dogo mallorquín posee una cola gruesa pero perfilada desde su inicio hasta la punta. Comúnmente, de inserción baja.

Pelaje

De color atigrado, leonado o negro. Esta raza posee un pelaje denso, aunque muy corto y denso. En algunos ejemplares se admiten las manchas blancas en el pecho y las patas. Mientras que en otros es común encontrar la mancha negra que recubre el rostro y le da esa apariencia aún más dominante e intimidante para muchos.

Carácter y comportamiento

Como un buen perro guardián, y además haciendo honor a su pasado, esta raza es muy equilibrada, fuerte, valiente y sobre todo decidida. Es decir, no dudará en atacar a quien considere que representa un peligro para él o su familia.

Sin embargo, no por esta razón debe caracterizarse como un animal peligroso. El Dogo mallorquín, cuando está bien socializado, puede convertirse en una compañía ideal para realizar actividades al aire libre.

comportamiento ca de bou

Hablamos también de un animal reservado, o sea, que no ladrará excesivamente de no considerarlo necesario. Pero se mantendrá alerta a cualquier actividad que vea sospechosa y protegerá ante todo su entorno habitual.

Se llevan bien con su entorno familiar, pero no suelen dar frecuentes muestras de cariño. De hecho, resultan muy independientes y poco afectuosos, por lo que muchos “mimos” por parte de sus dueños puede generarle alguna molestia.

Por otro lado, estos animales son bastante atléticos. En otras palabras, que requieren frecuente ejercicio para mantenerse en forma y emocionalmente estables.

Conviviendo con ellos

La convivencia con estos perros no es un tema tan sencillo de manejar, ya que hablamos de un animal desconfiado por naturaleza, difícil de adaptarse a la presencia de desconocidos de forma sencilla. Por el contrario, se mostrará intimidante ante estas personas.

Con respecto a otros animales sucede igual, puede hasta llegar a atacar a otros perros si llegase a sentir que están invadiendo su espacio.

mastiff mallorquin

En relación a la familia, estos perros son leales, pacientes y sobre todo protectores. En caso de hogares con niños, es preciso mantener la vigilancia para evitar incidentes inesperados.

De la socialización que se le proporcione al perro dependerá en gran medida su comportamiento tanto en casa como con otras personas y animales. Una adecuada educación definirá las bases para que este amigo fortachón se comporte adecuadamente y se mantenga aún más equilibrado.

Adiestramiento del Perro de Presa Mallorquín

La educación de un Ca de Bou es imperativa desde las primeras semanas de vida de estos caninos. Constante y persistente, aunque muy paciente, debe ser el adiestramiento que reciba esta raza. Pues por su naturaleza, requieren más socialización que algunas otras razas.

Es indispensable iniciar el adiestramiento lo antes posible y hacerlo con la socialización en primer lugar. Estos animales requieren aprender a comportarse en el entorno familiar y la convivencia con otros animales, para que así resulte sencillo hacerlo formar parte de cualquier hogar.

Aunque no es un perro realmente obediente en primera instancia debido a su independencia e ímpetu, estos animales pueden llegar a recibir órdenes, siempre y cuando sean dadas de buena manera.

adiestrar perro de presa mallorquin

Al igual que muchas razas, no responden a los gritos o maltratos, por lo que debe considerarse desde un principio el refuerzo positivo como una medida más idónea de llevar a cabo el entrenamiento.

Difícilmente llegará a aprender órdenes básicas con velocidad, pero la constancia y la paciencia serán determinantes para el entrenamiento de estos animales.

Es importante que la persona encargada del adiestramiento tenga control y conocimiento sobre la raza. De esta forma, se sabrá cómo llevar el entrenamiento adecuadamente y se obtendrá resultados positivos para el canino y su familia.

Salud del Ca de Bou

Particularmente, no existen enfermedades asociadas a estos perros. Esto podría traducirse en que se trata de una raza muy saludable, con una esperanza de vida que promedia los 12 años y hasta un poco más.

No obstante, existen algunas patologías comunes en perros molosos las cuales, por su contextura física, pueden afectar también a estos canes. Estas son:

  • Displasia de codo
  • Displasia de cadera
  • Ectropión
  • Entropión
  • Deficiencias respiratorias y cardíacas

Vale resaltar que algunas de estas enfermedades pueden ser hereditarias. Sin embargo, de acuerdo a los cuidados y atención que se le proporcionen a esta raza, puede mantenerse un óptimo estado de salud.

Cuidados que necesita

El Ca de Bou es una raza que no demanda cuidados especiales ni forzados por parte de sus dueños. Basta con estar atento a algunos detalles y será suficiente para mantener a este canino tranquilo y saludable.

En primer lugar, hay que considerar que no es un perro demandante de cepillados con rigurosidad. Posee un pelaje muy corto, por lo que dos cepillados por semana serán suficientes para él. Al igual que el baño, cuya frecuencia debe ser mensual (si vive en un apartamento o piso) o cuando se encuentre realmente sucio. De lo contrario, no es necesario.

cachorro dogo mallorquin

Por otro lado, el tema de los ejercicios y alimentación es, en definitiva, uno de los más importantes. Estos perros son bastante atléticos, quiere decir que requieren al menos tres paseos diarios, acompañados con actividad física, para mantenerse en forma y además emocionalmente tranquilo.

En cuanto a la alimentación, debe complementarse con el ejercicio para evitar obesidad en el canino, proporcionar nutrientes adecuados a través del pienso y cuidar de no excederse en los alimentos y golosinas harán que el perro mantenga su peso ideal.

No son mascotas ideales para espacios pequeños. Estos animales requieren una cantidad considerable de terreno para jugar, correr y mantenerse. De ser encerrado en un lugar demasiado pequeño, puede volverse destructivo.

Finalmente, aunque es un perro robusto, el cuidado y control de vacunas, desparasitación y visitas al veterinario son indispensables para mantener su adecuado estado de salud.

Conclusión

El Ca de Bou es una mascota especial. Dicho de otro modo, que no puede ser para cualquiera. Si bien no requiere mucho cuidado para mantenerse, su dueño debe poseer conocimiento de la raza, de esta manera podrá controlarle y actuar adecuadamente en caso de que el perro se torne agresivo.

Dogo mallorquin

Recordemos que, aunque no se trata de un animal potencialmente peligroso, la naturaleza de estos caninos ha forjado un carácter especial en él que necesita ser socializado para que actúe de forma equilibrada.

Por todo lo demás, estamos ante una raza leal, protectora y vigilante permanente, intimidante por su apariencia física, pero de corazón noble con su entorno directo.

Protegerá a los suyos ante cualquier imprevisto, pues la valentía es parte de su carácter natural, y sin duda atacará si percibe peligro o riesgo.

Es un perro que requiere mucha actividad física, por lo cual los lugares pequeños no son indicados para su convivencia. Y, aunque no requiere mayores cuidados, mantenerle en forma y bien alimentado debe ser lo primordial para estos animales.

Considera cada aspecto leído antes de decidir si el Dogo Mallorquín es el compañero ideal para tu hogar.

Conoce más razas de perros aquí: