10 señales que indican que tu perro no está siendo bien alimentado

SI hay un tema que resulta transcendental en la vida de nuestras mascotas y es, sin duda, la alimentación. Este aspecto de la vida de un perro o cualquier otro animal, representa gran relevancia, pues aspectos como su salud, su aspecto físico o su comportamiento dependerán de ello.

Identificar cuándo nuestro canino no está recibiendo la alimentación adecuada, en la proporción y frecuencia que debería, es indispensable. De esta manera, nos aseguraremos de que mantenga un equilibrio físico y mental.

Sin embargo, la gran cantidad de marcas de comida para perros ha hecho que exista confusión entre los dueños de mascotas. Esto, en muchas ocasiones, trae como consecuencia que los perros no sean bien alimentados y presenten algunas dificultades e, incluso, enfermedades.

Por esta razón, en el siguiente artículo definiremos 10 señales que te ayudarán a identificar cuándo un perro no está siendo bien alimentado. Muchas de ellas, además, son problemas comunes en nuestras mascotas que pueden pasar desapercibidos.

No dejes de leer la siguiente información y descubre cuál es la mejor forma de mantener a tu perro bien alimentado y saludable.

¿Cómo saber si nuestro perro está bien alimentado?

Sabemos que nuestras mascotas no hablan, sin embargo, mediante su comportamiento o sus acciones podremos darnos cuenta de cómo está su salud y en qué aspecto puede estar afectando su bienestar.

2_-_saber_si_mi_perro_esta_bien_alimentado.jpg

 

Es importante, entonces, observar cada comportamiento en nuestro canino. Desde su actitud, hasta aquellos aspectos menos agradables como sus heces, olor y su apariencia. Estos signos permitirán hacernos una idea de cómo se mantiene el perro.

1. Alteraciones gástricas

Esta suele ser una de las principales señales de que nuestro perro no está recibiendo una alimentación correcta. Aunque no podamos distinguir cuando presentan malestar estomacal, es posible notar que algo no está bien a través de sus defecaciones.

Debemos saber que las heces de nuestro perro normalmente son duras y húmedas, si observamos que su defecación presenta un aspecto diferente, puede ser que sea a causa de una alteración gástrica producto de un alimento que ha ingerido.

Otro detalle importante es el tiempo que se tome el canino para defecar, pues este proceso debe tardar no más de un minuto. Si observas que le cuesta expulsar las heces, es otro síntoma de que algo no anda bien en su estómago.

Tanto el estreñimiento como la diarrea son indicaciones de una alteración gástrica que puede ser ocasionada por la mala alimentación.

2. Gases

Aunque algunas razas tienen tendencia a ser muy flatulentas, este aspecto no es común cuando se vuelve excesivo. Por esta razón, es considerado una señal de que algo no anda bien. Al igual que en los humanos, el exceso de gases se da cuando algún alimento es fermentado en el estómago.

Esto produce no solo las flatulencias y constantes repeticiones del sabor de la comida, sino también malestar estomacal.

Cabe resaltar que, cuando la comida es adecuada para el canino, no le producirá bajo ningún concepto dolor de estómago, malestar ni mucho menos gases. Si tu perro presenta esta condición, es porque el alimento que le das no es el adecuado y debes sustituirlo inmediatamente.

3. Olor desagradable

Ninguna raza de perros debe presentar mal olor. Este aspecto no es normal, para quienes asumen que los caninos normalmente presentan mal olor. Es decir, que si notas en tu perro un olor inusual, puede ser que la alimentación no sea la adecuada.

Un dato normalmente desconocido es que la alimentación influye de forma directa en el olor de los animales, sobre todo los perros. Por tanto, si sientes que desprende un olor desagradable, esta puede ser la razón.

3_-_perro_huele_mal.jpg

 

4. Picazón frecuente

No siempre los parásitos o la suciedad son causantes de picores continuos en nuestras mascotas. Por lo general la mala alimentación también influye en este aspecto.

El deterioro del organismo a causa de la mala alimentación es más normal de lo que parece. Esto quiere decir que nuestro canino puede ver su salud afectada por este aspecto de forma regular, y más aún si no se toman las medidas adecuadas para ello.

Una forma de notar que algo no anda bien, no es solo a través del picor, sino también debido a que presenta un pelaje más opaco, seco, maltratado y además excesiva pérdida del mismo.

5. Obesidad

Lamentablemente, la obesidad canina es una enfermedad bastante común y la causa principal de este problema es la mala alimentación.

El exceso de peso causa diferentes malestares a los caninos, por lo que cuidar su alimentación sin duda debe ser la prioridad de los dueños de mascotas.

La diabetes es una de las enfermedades más recurrentes producto de la obesidad. Gracias a una buena alimentación es posible evitar que el animal tenga alguna patología.

6. Vómitos frecuentes

Si un alimento le hace mal a nuestro canino, la prueba más fiable de ello es que presente cuadros de vómitos frecuentes. Pensar que es normal el vómito excesivo en nuestras mascotas es uno de los errores más comunes y menos valorados.

4_-_vomito_excesivo_en_perros.jpg

 

La mala alimentación puede ocasionar repetidos episodios de vómitos y otras molestias estomacales, que además pueden ocasionar inapetencia en el perro. Es importante, al notar que nuestro amigo canino vomita frecuentemente y en abundancia, dejar el alimento usado en su dieta.

Además es necesario acudir al veterinario, para así evitar que este sea un inconveniente que afecte en mayor gravedad su salud.

7. Otitis persistente

Aunque resulta curioso, y para alguna que otra persona casi imposible, se ha determinado que la otitis recurrente en los perros está estrechamente relacionada con la mala alimentación.

Las alergias a algún alimento pueden desencadenar un proceso infeccioso que se vea reflejado en los oídos del canino, por ello debemos enfocarnos en una alimentación adecuada.

8. Desánimo

Si hay algo que refleja una mala alimentación en los caninos es, sin lugar a dudas, su falta de energía. Por lo general, los perros son animales enérgicos, aunque algunos más que otros. Al notar que existe en ellos una disminución de este aspecto, puede deberse a una mala alimentación.

Al no recibir una comida equilibrada, no se le aportan los nutrientes necesarios a su organismo, por lo tanto, su cuerpo no produce la energía suficiente para mantenerse activo.

La falta de nutrientes como vitaminas y otros elementos indispensables en la alimentación canina, se refleja consecuentemente en el estado de ánimo del perro.

5_-_falta_de_energia_en_perros.jpg

 

9. Cambios de comportamiento

Sobre todo si un perro está bien entrenado, este aspecto será muy notorio. Cuando existe una mala alimentación el perro comienza a molestar por la comida, pues la que recibe no logra saciar su hambre.

Molesta en la mesa, hurga en la basura, pide comida con frecuencia exagerada... estos detalles son elementales para determinar que el canino no está siendo bien alimentado.

No se trata de la cantidad o de la frecuencia con la que el perro reciba alimento, se trata de que el alimento que se le proporcione cuente con los componentes nutricionales necesarios de acuerdo a su edad y tamaño. De esta manera, podrá mantenerse satisfecho y no presentará crisis de ansiedad por mala alimentación.

10. Pérdida de apetito

Otro caso muy frecuente en la mala alimentación del canino es la inapetencia. Es realmente la señal más común, debido a que al no apetecerle la comida que ingiere, el perro lo demostrará a través del rechazo a la comida que se le suministra.

No es normal, pero en estos casos el canino prefiere pasar un día entero sin recibir alimentos que consumir lo que no le gusta o la misma comida de siempre.

Es necesario también cambiar de comida cada cierto tiempo, de esta forma el perro sentirá atracción por los nuevos platos y no perderá su apetito.

No obstante, es necesario tener en cuenta que, al hacerlo, sea dentro de lo que pueden consumir y asegurarse que reciba los nutrientes necesarios para sentirse saludable y fuerte.

En conclusión

Como puedes ver a lo largo del artículo, existen diferentes formas de notar cuándo tu canino no está siendo bien alimentado.

La importancia de este tema radica en disminuir el desconocimiento alrededor de la alimentación canina, y procurar que los responsables de mascotas adquieran información apropiada sobre cómo identificar cuándo existe una mala nutrición.

Cuidar la salud de tu canino es asegurarte de tener un compañero por largo tiempo, así que no dejes de observar cada una de estas señales y, si se presenta alguna, toma las medidas adecuadas para evitar agravar la salud de tu perro.

Encontrarás más información sobre perros aquí: