Envío GRATIS en pedidos superiores a 10€

Conjuntivitis en perros – Causas, síntomas y tratamiento

Conjuntivitis en perros – Causas, síntomas y tratamiento

¿Sabes cual es el mejor alimento para la
salud de tu perro según los especialistas?

Tabla de contenidos

La conjuntivitis es una de las enfermedades que más se ven en las clínicas veterinarias, y la cual es raro que un perro no padezca una o varias veces a lo largo de su vida.

Por suerte no es grave si se ataja a tiempo, algo que siempre es posible, pues los síntomas son bastante evidentes, de esos que enseguida nos hacen ver que lo mejor es ir a nuestro veterinario de confianza.

¿Qué es la conjuntivitis?

El ojo de los perros, como el de un humano, tiene una membrana transparente para protegerlo de los elementos y que lo rodea por completo.

Una conjuntivitis no es más que la inflamación de esa telilla por diversas causas, algo que hace que los vasos sanguíneos que la rodean también se hinchen y por eso vemos que el ojo de nuestra mascota está rojo.

No es raro que este problema comience en un ojo y pase enseguida al otro, pues es muy contagiosa al igual que ocurre con la que padecemos los humanos.

En el caso de los perros, se suelen restregar el ojo afectado en su cama, se lamen la pata y se rascan, por lo que no tarda mucho en pasar al otro ojo si no vamos al veterinario en cuanto vemos el primer síntoma.

¿Cuáles son la causas y tipos de conjuntivitis en perros?

Esta enfermedad puede tener varios orígenes, y de ahí la importancia de ir al veterinario para que averigüe de dónde viene, pues si no lo hacemos podemos comenzar un tratamiento que o perjudicará el ojo, o en el mejor de los casos retrasará la recuperación de nuestro amigo.

Alergias

Al igual que nosotros, los perros también tienen alergias. Son comunes las que se deben a las plantas primaverales, a los productos de limpieza o incluso el polvo si paseamos por zonas con mucha tierra.

Infecciones bacterianas

Es la causa más usual en los perros. Alguna bacteria puede llegar al ojo al jugar con un perro que ya tenía la infección, o incluso estar ahí esperando el momento como cuando el can tiene las defensas más bajas por un catarro.

Virus

Se trata de la conjuntivitis más grave y la vemos más en gatos, aunque también la padecen los perros. La preocupación debe venir porque esta inflamación de la conjuntiva está acompañada de una enfermedad vírica como el moquillo.

No producir suficientes lágrimas

Aquí el culpable es un problema en el ojo del animal, que está demasiado seco al no generar las lágrimas que necesita para lubricarse.

Aparece mucho en las razas con los ojos muy expuestos, como los carlinos o los bulldogs y nos debe preocupar, ya que el tratamiento tiene que ser para toda la vida, pues de lo contrario el animal estará siempre con problemas en los ojos.

¿Cuáles son los síntomas de la conjuntivitis en perros?

Los síntomas son muy fáciles de reconocer hasta por el dueño más inexperto, que con nada más mirar a su perro un momento se da cuenta de que no está bien.

El más común es el ojo enrojecido, algo que se debe a la inflamación de las venas de la conjuntiva, como hemos visto antes, pero hay síntomas que son aún más evidentes.

Uno de esos, los cuales se aprecian muy bien, es el lagrimeo constante. El ojo de nuestro perro está mojado y el pelo de alrededor empapado. A veces, incluso notamos como casi de repente le ha salido una especie de calva redonda alrededor del globo ocular.

Esa ausencia de pelo se puede deber al apelmazamiento por la humedad o a que se ha estado rascando, otra de las señales de la conjuntivitis, puesto que el ojo le pica.

En otras ocasiones se ve como una secreción de un color verdoso que sale de la zona del lagrimal, lo que nos dice que hay una infección que debemos tratar.

Por último, otra señal es que la luz le molesta mucho. Nuestro mejor amigo buscará la oscuridad y cuando nos mira cierra el ojo para que la luz no entre.

Razas de perros más propensos a padecer conjuntivitis

Todos aquellos animales que tengan ojos saltones, sean de raza o mestizos, tienen más posibilidades de tener este problema de manera recurrente.

Nos referimos a los bulldogs, a los carlinos o a los pekineses y a cualquiera de sus cruces que herede ese tipo de cráneo con los ojos muy afuera.

Luego tenemos razas que por causas hereditarias tienen más conjuntivitis que otras como el caniche o el cocker, de manera que hay que estar atentos para llamar al veterinario en el momento en el que comienzan los síntomas.

Tratamiento de la conjuntivitis

Cuando notamos que ha aparecido la conjuntivitis, enseguida nos vemos tentados a tomar medidas por nuestra cuenta y sacamos el arsenal de remedios caseros que no sirven para nada.

Lo que sí puede ayudar, y no va a hacer ningún daño al perro, es limpiarle el ojo afectado con suero fisiológico y con una gasa con cuidado de no tocar el ojo sano si no se ha infectado.

Con esto le quitaremos las legañas, le dejaremos el ojo limpio y se lo refrescamos un poco, algo que agradecerá.

Vírica y bacteriana

En el caso de la conjuntivitis vírica o bacteriana hay que poner un medicamento en el ojo, en forma de colirio o pomada, que tendrá que recetar el veterinario.

Se coloca en el ojo varias veces al día y durante el periodo que nos prescriban, pues si lo acortamos solo estaremos ayudando a que las bacterias se hagan resistentes y vuelvan a aparecer de nuevo.

Sirven los colirios para humanos, los principios activos son los mismos, pero hay que ajustar la dosis y eso es algo que harán en la clínica, en donde también nos pueden recetar un colirio para perros.

Alérgica

Pasando a la conjuntivitis alérgica, aquí nada más habrá que limpiar el ojo con suero y unas gasas, pero hay que tratar de averiguar qué es lo que la causa para no exponer al perro a esos agentes que le inflaman la conjuntiva.

Ojo seco

Estamos ante el caso más complicado, aunque los veterinarios lo tienen muy bien estudiado y el tratamiento es tan sencillo como ir poniendo lágrimas artificiales en forma de colirio al animal.

Eso sí, es algo pesado porque se alarga en el tiempo y las gotas se ponen varias veces al día.

Prevención de problemas oculares en perros

Por un lado, hay que llevar el calendario de vacunaciones actualizado, lo que evitará que aparezcan los problemas asociados a enfermedades víricas como el moquillo, que son los más peligrosos no ya por la manera en que afectan al ojo, sino por las infecciones que traen asociadas.

En cuanto a las conjuntivitis por alergias, la prevención es sencilla y pasa por no someter al animal al agente que la provoca. Así, en el caso de las hierbas habrá que pasear por sitios limpios y si es por algún producto de limpieza, emplearemos uno menos agresivo, como los ecológicos.

Otra de las cosas que podemos hacer con el fin de prevenir, en lo posible, la aparición de esta inflamación de la conjuntiva es llevar a cabo una buena higiene del ojo varias veces por semana.

Otras artículos que te podrían interesar:

Por favor, si te ha gustado este artículo ayúdanos a difundirlo al mayor numero de personas posible. Solo tienes que hacer clic en los botones de aquí abajo y compartirlo en tus redes sociales.

¡Muchísimas gracias!

Elena Albir
Elena Albir
Nutricionista canina titulada y colaboradora habitual de varias asociaciones protectoras de animales

Pienso natural de la fabrica a tu casa

Piensos desarrollados por especialistas, pensados para la salud de tu mascota

Pienso natural, de la fabrica a tu casa

Piensos desarrollado por especialistas, pensado para la salud de tu mascota

¿Quieres estar al día de más contenidos como este?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Sabes cual es el mejor pienso para la
salud de tu perro según los veterinarios?

Nueva llamada a la acción

Pienso desarrollado y pensado para la
salud de tu perro

Piensos desarrollados por veterinarios pensados para conseguir la mejor salud de tu mascota

¡Nuevo Ebook!

Descarga aquí nuestro ebook de alimentación canina completamente GRATIS